5 de septiembre de 2008

Veranito, veranito

Vaya verano extraño. Me he tirado las dos primeras semanas de vacaciones encerrado en casa, aunque menos mal que aún me quedan otras dos.

He podido ver El caballero oscuro y maravillarme con ella, así como decepcionarme con Bangkok dangerous. Hoy iré a ver Che, el argentino.

Ya me he terminado El mito de la cruzada de Franco, de Herbert R. Southworth, y mis padres me han regalado Un mundo sin fin. Está entretenida, pero no llega al nivel de Los pilares de la tierra. Los personajes parecen copiados de la anterior novela e incluso les pasan cosas parecidas. No quita para que un verdadero fan del libro anterior pueda disfrutar.

Terminé el recopilatorio rockero-ochentero (tracklist en el anterior post) y ya empiezo a pensar en el de Platero y tú.

¿Qué más he hecho este verano? Poca cosa. Ser elegido delegado de CCOO, una salida de fin de semana y poca cosa más. ¡Ah, sí! Ya tengo coche, aunque sea de segunda mano. Un Toyota Corolla, el de "trata de arrancarlo, Carlos". Por cierto, se llama Cori (poco original que es uno). También me compré el Lego Star Wars: The Complete Saga para la Wii y voy teniendo el pelo más larguillo.

Adéu...

de momento.

No hay comentarios: