15 de noviembre de 2007

Mis 20 series de televisión

Veo que en algunos de los blogs que más o menos suelo leer, como Mad World, Sommer, Palmen, Sonnenschein... o Kalimero's Zone por deciralguno, está circulando un meme sobre las 20 series de televisión favoritas de cada uno.

Bien, como Rebobinando ha llegado un poco tarde a la blogosfera, me he autoinvitado a hacerlo. Hay series que quizá ahora no me parezcan para tanto, pero sin duda en su momento han estado (o están) entre mis favoritas. Para facilitar la cosa, lo he dividido en dos secciones: los dibus y las de chica con hueso (reconozco vuestro mérito: ha sido muy difícil y me he dejado muchas fuera)

LOS DIBUS

Batman, la serie animada: poco que contaros sobre esta serie. Sin duda todos los fans de Batman la conocen, e incluso he conocido a gente poco dada al mundo del superhéroe que más o menos la seguía. Era una de esas series que, sin ser mi favorita, estaba siempre entre las primeras trataba de no perdérmela.



Caballeros del Zodiaco: que alguien me diga que aquello de "Los guardianes del universo al triunfar el mal..." no es mejor que la canción actual de Saint Seiya. Por otra parte, siempre me fascinó el personaje de Shiryu, Caballero del Dragón, a pesar de que Atenea me pareciese algo estúpida.



Campeones: allá van con el balón en los pies, y ninguno los podrá detener; el estadio vibra con la emoción de ver jugar a los dos... juro que no he buscado la letra, que aún la canto de vez en cuando. Recuerdo cuando en mi casa aún no se veía bien Telecinco y ponía la silla en la otra punta del pasillo porque desde lejos se apreciaba mejor.



Dragon Ball/Dragon Ball Z: ¿Con cuál quedarme de las dos? Creo que lo mejor es integrarlas. Empecé a verla desde el capítulo 1 y las seguí las dos al completo, aunque en GT me quedé en los primeros. Son otras series de las que aún canturreo fragmentos de las canciones ("este mundo es una isla sin par, donde hay escondido...", "juntos, podremos romper un iceberg..."). Uf, me estoy emocionando y todo.





Dragones y mazmorras: "el amo del calabozo, les dio poderes a todos..." ¿Os he dicho ya que me gusta cantar? Además, ésta fue una de las primeras canciones de series animadas que toqué en un teclado. Creo que aquí empecé a cogerle el gustillo a lo de ir por ahí con una espada dando leches.



He-Man: pero He-Man la buena, no la que salió después con un príncipe Adam un tanto... descafeinado. Siempre quise el muñeco de He-Man, pero me tuve que conformar con un Mantenna. En cambio, tenía un vecino que le habían regalado ¡el castillo de Grayskull!



Jayce y los Guerreros Rodantes: poca, poquísima gente se acuerda de esta serie (Jayce et les Conquérants de la lumière). Era una serie de producción conjunta estadounidense y francesa, que trataba sobre la búsqueda de Jayce, lider de la Alianza del Rayo, que luchaban contra las malvadas plantas de Saw con sus vehículos armados, mientras el protagonista buscaba a su padre, Audric.



Los Simpsons: como otros tantos, también me la he tragado cienes y cienes de veces. A estas alturas poco se puede decir de una de las familias más famosas de la televisión.



Spiderman: siempre fui de comprar poco comic. Me he criado leyendo a Mortadelo y algún Batman esporádico de cuando en cuando. Aunque ya lo conocía, fue en esta serie cuando me enganché de verdad a las aventuras de Peter Parker, que ha acabado convirtiéndose en uno de mis superhéroes favoritos.



Tortugas Ninja Mutantes Adolescentes: uooooo, cómo me gustaba Michelangelo (para vuestra información, el del antifaz naranja, el que estaba siempre de cachondeo). De las pocas series que tuve algún muñeco, concretamente un Leonardo.



Transformers: mi madre dice que lloraba con la Abeja Maya, pero el primer recuerdo que tengo de llorar viendo una serie fue la muerte de Optimus Prime. Creo que con eso os lo digo todo.



LAS DE CHICHA CON HUESO

Batman: ¿de dónde salió ese teléfono rojo? Geniales las escenas de pelea con esos bocadillos danzando.



El chavo del 8: según mi profesor de física, la mejor serie cultural de la televisión. Ahí queda eso.



El equipo A: ¿te han puesto muchas multas y no sabes cómo evitarlas? ¿El pan y la leche tienen un precio abusivo? Si los encuentras, quizá puedas contratarlos.



El coche fantástico: no sé para qué queremos tanto avance tecnológico si aún no hemos conseguido que el reloj nos conteste cuando le hablamos.



Friends: mucho me he reído con esta serie, con la que me identificaba a veces (creo que tengo algo de Ross y de Chandler). En cualquier caso, Rachel me sobraba un poco como personaje y las pijas no me van mucho, pero bueno.



Heroes: pocas series me han enganchado tanto en los últimos tiempos como ésta, en una época en la que veo cada vez menos televisión y me vuelco en la prensa. Sencillamiente, impresionante. De mayor quiero ser Peter Petrelli.



McGyver: gracias a él descubrimos las maravillas que se puede hacer con tan poco, aprendimos a amar las ciencias y acabamos todos con una bata blanca... Bueno, quizá no fue exactamente así, pero en aquella época seguro que el consumo de chicles aumentó.



Padres forzosos: hay que ver lo que han degeneraldo las Olsen, con lo ricas que estaban. El caso es que veo poca gente que recuerde esta serie, pero a todos les encantaba.



Star Trek: The Next Generation: otra serie de la que alcancé un altísimo nivel de enganche cuando la veía y que olvidé en cuando terminó. Soy algo más starwarsero que trekkie, pero tiene cosas que me gustan (¿pasa algo?).



Ya estáis tardando en comentar.

No hay comentarios: