19 de noviembre de 2007

Inacabando la puerta contigua

Ayer estuve en La Cubierta de Leganés, viendo Vive para cumplirlo, un evento organizado por la Fundación Mapfre con motivo del día mundial de recuerdo de las víctimas de tráfico. Entre otras cosas, se pudieron ver numerosos conciertos en la plaza de toros y una carpa multieventual en la que había cuentacuentos, bailes, desfiles, proyecciones, exposiciones fotográficas, etc.

Pero lo que me llevó allí fue la oportunidad de ver tres cortos de Daniel Romero: Inacabado, Una puerta cerrada y La habitación contigua. Sólo había visto el primero y era una magnífica ocasión para verlos juntos y observar más detenidamente la evolución de uno a otro.

El visionado fue, como mínimo, complicado. En la carpa había multitud de stands, por lo que se mezclaba el sonido de los cortos, los bailes, el magazín en directo, las imágenes de los conciertos, la pasarela, etc. Tuve que acercarme bastante a los altavoces para oir bien lo que decían los personajes, así que espero que se me disculpe si se me escapó algún detalle importante. Unido el alto nivel de ruido a que estábamos de pie, hacía frío y que esa misma tarde estaba en casa con fiebre, creo que puedo decir que me enteré bastante bien de todo. Digamos que la carpa era algo así como un Windows: un entorno aparentemente multitarea, en el que los procesos tratan de compaginarse y que se acaba convirtiendo en un lío.

Los cortos me gustaron. La evolución de todo el equipo que hay detrás, a pesar del bajo presupuesto con el que han contado las tres historias, es más que notable. Da una cierta envidia sana no haber estado por ahí, aunque fuera de forma presencial. Eso sí, me he puesto como objetivo no perderme el estreno de El embaucador, del que podéis seguir el diario de rodaje en el blog de Daniel Romero.

Por último, un consejo de buen rollo para Don Daniel: admiro su celo, pero no me pregunte usted qué me ha parecido cuando aún estoy leyendo los créditos. Deme uno o dos minutos para reordenar ideas y analizarlo, y así podré darle una respuesta más inteligente que "me ha gustado mucho, tío".

P.D. (para Dani): aún recuerdo el teléfono.

3 comentarios:

forfy dijo...

Jeje, te has currado el titulillo. Lamento que se viera mal, es lo que suele pasar en este tipo de proyecciones pero al menos los viste, oye.

Tendrás una copia con todos los cortos dentro de poco.

Ya te debo una cosa menos ;)

Toni dijo...

Coxonudo, tío.

Con lo de deberme esperaba un comentario por post, pero no está mal para empezar, jejeje.

Dani Lebowski dijo...

¡Me encanta el título del post!

Muchas gracias por estar allí, pese al frío y el caos absoluto que fue aquello.