14 de noviembre de 2007

El Orfanato

Después de unos diez días, creo que por fin he podido digerir y soy capaz exponer con la frialdad del tiempo mis impresiones sobre esta película.

El Orfanato es una historia de fantasmas de las de antes, de las de ambiente, con una historia que tiene varios elementos que hemos visto en multitud de ocasiones, pero que Bayona ha demostrado saber plasmar en una pantalla.



No se puede calificar como cine español "típico", pero como aquí seguimos con la manía de llamar cine español a todo lo que ha derivado del parapapá de la época franquista y la transición, simplemente podemos convenir en que es cine español porque está hecho en España, que la nacionalidad viene por la procedencia. Lo que no podemos negar es la mano de Guillermo del Toro, sin por ello quitarle su mérito. Y aunque las comparaciones son odiosas (y mira que me gusta Amenábar), al menos aquí no he descubierto el final a la media hora de película.

Y es que la historia podríamos decir que da la impresión de empezar de forma lenta, cuando en realidad nos va poniendo en situación para que Belén Rueda se vaya introduciendo en nuestras retinas, haciéndose dueña y señora de la pantalla en la emocionante última media hora. Su actuación durante el largometraje pasó de parecerme adecuada a transmitirme las emociones del personaje.

Tampoco puedo negar que la elección del lugar y la fotografía me han encantado, siendo mi primer comentario a la salida algo así como "la escenificación es cojonuda".

Como representación española para los Oscar, resulta una elección más que acertada.

¿Lo que más me gustó? El ambiente, la actuación de Belén Rueda y el puntito de Geraldine Chaplin.

¿Lo que menos? Que me dolía el brazo de los tirones que me dieron.

No hay comentarios: